Comprar un departamento ¿Nuevo o usado? | FAI
Antes de comprar un departamento, evalúa la conveniencia de adquirir una propiedad nueva o usada, tomando en cuenta sus pros y contras

 

Cuando tomas la decisión de comprar un departamento, con la finalidad de tener tu primera propiedad o cambiar de vivienda, siempre surgen preguntas y dudas que debes aclarar.

Una de las dudas más frecuentes es si adquirir uno nuevo o usado.

¿Qué hacer frente a ese dilema?

Lo pertinente es indagar sobre las ventajas que tiene cada uno, para que al final tomes la decisión que más se ajuste a tus necesidades.

¿Nuevo o usado?

Te ayudamos a entender los beneficios de cada uno, para ayudarte a escoger la mejor opción.

Pros y contras de una propiedad nueva

Revisemos en primer lugar las ventajas y desventajas de comprar un departamento nuevo.

Pros:

  • Puedes pagar el pie en cuotas si eliges proyectos que están en blanco o verde.
  • Beneficios tributarios en el pago de contribuciones, por ejemplo, cuando la vivienda entra en DFL2.
  • Permite acceder a garantías legales en caso de daños a infraestructura, fallas de instalaciones o terminaciones.
  • Estrenarás cada uno de los espacios.
  • Es menos complicado personalizar el departamento de acuerdo con tus gustos.
  • Las instalaciones eléctricas e hidráulicas son nuevas y eso garantiza tiempo de uso sin fallas.
  • Cuentan con mayor seguridad.
  • Mayores áreas de esparcimiento y vida en comunidad.
  • Puedes elegir piso y orientación.

Contras:

  • Los precios son mayores que las propiedades usadas, sobre todo si se ubica en comunas de mayor valor.
  • Las ubicaciones a veces no son las mejores, porque se desarrollan en áreas más lejanas de la ciudad.
  • Tienen menos espacio que las propiedades más antiguas.
  • Que el resultado del departamento construido difiera del render de venta.
  • La fecha de entrega puede extenderse por contratiempos en la ejecución de la obra.

Pros y contras de una propiedad usada

Ahora procedamos a mencionar lo bueno y lo malo de una vivienda antigua.

Pros:

  • Ahorros importantes porque las propiedades usadas tienden a tener precios menores.
  • No se paga IVA en la compra, siempre y cuando no entre en la categoría de “vendedores habituales”.
  • Rentabilidad inmediata si la transacción es para inversión, ya que se puede arrendar con mayor rapidez.
  • Si adquieres una propiedad amoblada, tendrás menos gastos a la hora de equiparlo.
  • Suelen ser más espaciosos que los departamentos nuevos.
  • Tienen mejor ubicación que los proyectos más recientes.
  • Entrega inmediata.

Contras:

  • Las viviendas usadas en la mayoría de las ocasiones necesitan arreglos para corregir problemas, adecuar espacios y hasta cambios de materiales.
  • No aplica para beneficios tributarios en el pago de contribuciones.
  • Mantenimiento más frecuente de acuerdo con la cantidad de años que tenga de construido.
  • Pocas o ninguna área de entretenimiento como piscina y parque.
  • Verificación legal antes de firmar la compra.
  • Podría perder valor si hay inestabilidad en el mercado inmobiliario.

Sea cuál sea tu decisión, lo prudente es recurrir a la asesoría de una inmobiliaria de confianza, para que puedas garantizar tu inversión.

En FAI tenemos los proyectos y los especialistas para satisfacer tus dudas y aspiraciones.

 

 

×